Croquetas de chipirones/croquetas africanas

Es lo que tienen las croquetas que se pueden hacer de lo que se quiera y, a veces, tenemos restos a los que no sabemos qué utilidad darles (todo menos tirarlos) y resulta que podemos preparar, un aperitivo, o segundo plato, o una cena ligera, eso dependerá de la cantidad de lo que nos haya sobrado.

Los restos de chipirones en su tinta deben estar bien conservados, de lo contrario podrían estropearse.

En este caso, las croquetas recomiendo hacerlas pequeñas, de bocado, para poder comerlas de una vez, si son más grandes partidlas con cuchillo y tenedor, aunque parezca una cursilada, evitaréis que los dedos os cambien de raza. Avisados quedáis.

La segunda parte del nombre es para que las reconozca mi amiga Martinne, ella las bautizó.

Ingredientes:

  • Los restos de chipirones que nos hayan quedado con su salsa correspondiente, en mi caso fueron 180 grs. todo incluido.
  • 3 cucharadas de harina.
  • 3 cucharadas de aceite y dos de mantequilla.
  • Pan rallado para rebozar las croquetas.
  • 2 huevos para rebozar las croquetas.
  • ¾ litro de leche, aproximadamente, id echando poco a poco para calcular mejor.
  • Aceite, nuez moscada, sal.

Elaboración:

Ponemos al fuego una sartén con la mantequilla y el aceite y antes de que humee, añadimos la harina, la dejamos que se fría unos momentos, se hará una bola, pero no importa, poco a poco la iremos deshaciendo.

Una vez cocinada la harina, vamos añadiendo la leche poco a poco y evitando que se hagan grumos.

A continuación incorporamos los calamares con su salsa correspondiente y dejamos que se guise todo junto.

Probamos como está de sal y si es necesario añadimos un poco más, añadimos también una ralladura de nuez moscada y una vez conseguida la textura deseada la dejamos enfriar en la nevera, al menos dos horas, pero si es de un día para otro mejor.

Preparamos las croquetas, con la ayuda de dos cucharas pequeñas, de las de postre, no de las de café, yo en este caso, no meto las manos, por aquello de la tinta.

Una vez las croquetas hechas las rebozamos en pan rallado, huevo y pan rallado, por este orden, siempre lo digo y alguna vez....

Una vez el aceite caliente y con las croquetas bien rebozaditas, procedemos a freírlas hasta que las veamos doradas, en este caso es un poco difícil que se doren, las dejamos escurrir en papel absorbente, una cerve y "pa dentro".

Sugerencias útiles:

En este caso tuve que partir los trocitos de calamar del tamaño de un garbanzo, aproximadamente. Si las preparáis de nuevas, el calamar debe ir partido así desde el principio, tarda muy poco en estar listo.

También añadí a la bechamel unos camarones congelados, pues me parecía un poco pobre el relleno.