Macarrones con salsa Foster Holywood

Como dicen mis hijas, esta es una salsa para mantener la línea, observese la ironía; pero yo creo que la cosa no es para tanto, máxime si pensamos que es más bien para niños y gente joven que queman muchas calorías, aunque los no tan jóvenes tambien estamos apuntado a ella, y nos gusta en su forma original, acompañando a patatas fritas, una "loades fries" (o patatas cargadas), o como en este caso con unos macarrones. 

Para estas situaciones en las que no queremos privarnos de cosas ricas, lo mejor es tomar nota de las recomendaciones del Dr. Grande Cobian: comer de todo en plato de postre.

Bueno, voy a ello, que como dicen por ahí, "se nos va el día".

Ingredientes:


  • 300 grs. de macarrones.
  • abundante agua para cocerlos, 1 hoja de laurel y sal al gusto.
  • 100 grs. de bacón cortado en tiras pequeñas.
  • 50 gramos de queso rallado, uno que funda bien.

Para la salsa ranchera:

  • 1 taza de mayonesa.
  • 1/2 yogur griego o nata agría o quema fresca.
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo.
  • 2 cucharadas de limón.
  • perejil muy picado
  • sal y pimienta negra recién molida.

Elaboración:

Empecemos por preparar la salsa:

Preparamos la salsa mayonea como tengamos por costumbre, para los menos iniciados, aquí va la forma de hacerla: 

Ponemos en el vaso se la minipimer 1 huevo de buen tamaño, 1 vaso y medfio de aceite, un poco de sal y una cucharada de vinagre de jerez (si os gusta más con limón, pues limón, da lo mismo), a continuación intruducimos hasta el fondo del vaso el brazo de la batidora, lo ponemos en marcha y no lo levantamos el mismo hasta que todo esté mezclado. Mayonesa lista, es mucho más cómodo comprarla hecha.

Con la mayonesa hecha, ponemos todo los ingredientes para la salsa ranchera en un bol y mezclamos hasta conseguir una salsa homogénea, probadla una y otra vez hasta dar con vuestro gusto (tambien se puede comprar hecha y no nos complicamos la vida). Reservamos.

Partimos las lonchas de bacón en tiras finas y las freimos en una sartén hasta que queden bien doradas.

Con todo preparado el el momento de cocer los macarrones y precalentar el horno a 180º.

Una vez cocidos los macarrones los escurrimos y pasamos a una fuente refractaria, los cubrimos con lasalsa Foster(a lo mejor no es necesario poner toda, no preocuparse, sirve para otras preparaciones), echamos por encima el becón frito y espolvoreamos con el queso rallado, lo metemos al horno precalentado durante 8 o 10 minutos para que gratinen.

Listos para llevar a la mesa.

Sugerencias útiles:

Comprar la salsa hecha, al menos en verano, además de una comodidad, es una forma de prevenir la salmonella, en cuyo caso ya no es necesario la salsa mayonesa. 

A nosotros nos gusta mezclar la salsa con los macarrones y así, todo mezclado con el queso por encima meterlo al horno.