Ensalada castellana de lentejas con morcilla y más...


Sí,  es cierto, las lentejas siempre me inspiran, en invierno con su compango y como un plato de cuchara, sencillamente, sublimes; pero cuando llegan los calores soy de las que no pueden dejar determinadas costumbres y una de ellas es, esta tan saludable, comer legumbres una vez por semana, al menos. Y ¿qué legumbre me viene a la cabeza sin ir a buscarla? Las lentejas. No puedo dar nada por un plato de lentejas, porque no lo tengo,  pero si  lo tuviera, seguro que daría mi reino.

Vamos a hacer una ensalada tan fácil y rápida como podamos, pero las cosas ricas ya sabéis que llevan su tiempo.

Bueno vamos al lío.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 bote de lentejas pardinas,  ya cocidas.
  • 4 rodajas de morcilla de Burgos.
  • 4 lonchas de jamón serrano.
  • 2 zanahorias de las pequeñitas que son más tiernas.
  • 2 huevos cocidos.
  •  Para el sofrito:
  • 1/2 cebolla.
  • 1 ajo.
  • 1 trozo de pimiento rojo.
  • 1 trozo de pimiento verde.
  • 2 cucharadas de tomate frito
  • 1 chorrito de vino, y  1 chorrito de vinagre. 
  • Aceite, sal y pimienta recién molida.

Elaboración:

Quitamos las piel a la morcilla, si es de las buenas no se deshará, partimos las rodajas en trozos y las freímos en una sartén con un poco de aceite, solo un par de vueltas, las escurrimos, sacamos a un plato y reservamos.

En el mismo aceite echamos el lacón que habremos hecho tiras, damos una vueltas y reservamos escurrido junto con la morcilla.

Hacemos la misma operación con las lonchas de jamón una vez hechas tiras, no hace falta escurrirlas. Mezclamos los ingredientes anteriores y reservamos.

Ahora el sofrito: partimos el ajo, la cebolla y los pimientos en trozos a nuestro gusto y los sofreímos muy lentamente en una sartén con un fondo de aceite, cuando las verduras estén tiernas añadimos el jamón, la morcilla y el bacón, así como la grasa que soltaron. Añadimos un chorrito de vino y una cucharada de vinagre y el tomate frito, dejamos que dé un hervor todo junto.

Abrimos el bote de lentejas, lo escurrimos en un colador y refrescamos debajo del grifo, (esta es una operación que siempre hago con las legumbres de bote) las dejamos que escurran bien y vamos preparando el resto de los ingredientes.

Pelamos y partimos la zanahoria en trozos muy menudos y los ponemos con las lentejas en un bol amplio, incorporamos los huevos duros y el sofrito, lo mezclamos todo bien y dejamos reposar mientras preparamos la fuente de servir.

Hacemos una base de lechugas, las que mas nos gusten, encima ponemos las lentejas y los tomates cherry que he cogido esta mañana de mi terraza. Rociamos todo con un poco, muy poco, de aceite, sal y pimienta recién molida y lo dejamos en la nevera hasta el momento de comerlo.  

 Sugerencias útiles:

Si no os gusta la zanahoria cruda, podéis darle un hervor, yo la pongo cruda primero porque no me gusta cocida para las ensaladas, pero quizás pueda más el crujiente que da a las mismas.  

Hay otra cosa que he hecho la última vez que he preparado este plato: emplear a modo de sofrito un poco de pisto que me había sobrado de una comida anterior, con este pseudo-sofrito ya hecho el resto del proceso es el mismo, mezclar los ingredientes...


Foto en fuente octogonal con dibujos verdes geométricos.