Salmón en salsa de mostaza y nata

Quien nos iba a decir hace cincuenta años, que el salmón se convertiría en un habitual de nuestras mesas, por delante, incluso  de la merluza, de la buena merluza.

Es un pescado que se puede preparar de mil maneras, pero en mi opinión, cualquier cítrico resulta un buen acompañante y además, cuanto menos se guise mucho mejor. 

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 lomos de salmón
  • 1 o 2 naranjas depende del zumo que tengan
  • 1 limón
  • 1 brik de nata
  • 4 cucharadas de mostaza de Dijón
  • 1 cebolla mediana
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • pimienta negra recién molida y sal

Elaboración:

Picamos la cebolla a nuestro gusto, aunque más bien tirando a finita y la ponemos en una sartén junto con las dos cucharadas de mantequilla y aceite.

Con la cebolla bien pochada, añadimos la mostaza, la nata, el zumo de la naranja y de medio limón, todo esto a fuego muy lento y sin dejar de remover, comprobamos la sal y rectificamos si fuera necesario. Podemos pasar la salsa por la minipimer, pero si la cebolla está bien pochada  queda perfecta sin triturar.

Ponemos una sartén al fuego pincelando su fondo con aceite de oliva y una vez bien caliente planchamos los filetes de salmón al punto que nos gusten.

Sacamos los filetes de salmón al plato, los tapamos con la salsa y los acompañamos con unas verduras, ensalada, o lo que nos parezca. Sin olvidarnos de un poco de pimienta negra recién molida.

Sugerencias útiles:

Si sobra algo de la salsa la podemos aprovechar para unas pechugas, unos sándwiches, incluso acompañado de unas regañás, o unos saladitos podemos improvisar un dippeo, eso que tanto se lleva a ahora, todo menos tirarlo.

Ya veis que la receta es fácil, sólo si no tenemos costumbre de usar mostaza la vamos echando poco a poco hasta conseguir nuestro sabor.