Nº 13,Un viaje por La Rioja 

...por La Rioja, por Navarra, incluso por Vascongadas o Aragón, son las zonas donde mejor se dá este producto, pero concretamente esta chitorra procede de Logroño, capital de La Rioja, y a su vez,  al haber sido comprada en el Mercado de abastos de la ciudad, su procedencia, segun los etiquetados, era Calahorra. Ya sabéis, porque lo ha dicho muchas veces,  que cuando visito una ciudad no puedo resistirme a pasar por su Mercado. 

Vaya rollo que os estoy metiendo para un simple plato combinado, pero sucede que a mí, cuando hablo de chistorras y otras cosas, se me abren las carnes y  siempre miro hacia el norte. 

Ingredientes para un plato:

  • Una chistorra.
  • 1  botellin de cerveza.
  • 5 o 6 pimientos del padrón ( en este caso, todos picaban)
  • 1 patata para freir.
  • 1 o 2 huevos, al gusto (yo en algo me tengo que reprimir)
  • 1 tomate, que por cierto, también era de Calahorra).
  • Aceite, sal y pimienta.

Elaboración:  

Vamos con la chistorra, podemos hacerla entera o partida en varios trozos, al gusto, la ponemos en una sartén pincelada, solo pincelada, con un poco de aceite y dejamos que se vaya haciendo a la plancha, mientras suelta algo de la grasa que aparentemente sobra y de paso limpiamos nuestra conciencia. Retiramos una parte de la misma y añadimos a la sartén una parte de la cerveza, dejamos que cueza y reduzca la salsa, en un par de minutos estará nuestra chistorra lista. La reservamos.

Freimos las patatas como tengamos por costumbre, así como los pimientos del padrón y que no nos falten los huevos, que casi se me olvida.

Montamos el plato lo mejor que nuestra inspiración nos permita, podemos regar, o no, con un poco del jugo de la chistorra, un poco de pimienta recién molida y a disfrutar, es lo que nos queda.   

Sugerencias útiles:

Ya veis que es un plato contundente y con más grasa de la que nuestro organismo necesita, por lo que en primer lugar no debemos abusar del mismo y, por otro lado podemos poner patatas cocidas en vez de fritas, y lo mismo el huevo. Pero si os decidis por el plato original, una caminata por las orillas del Pisuerga no os vendrá nada mal para quitaros lo bailao.