Crema de patatas con sabor ibérico

Introduce aquí el subtítular

Las patatas, hasta en la cabeza de un tiñoso, que decía mi padre para exagerar de lo mucho que nos gustaban, aunque si las damos una o dos vueltas,  y las ponemos sabrosonas, para que os voy a contar. Pues eso es lo que hice con unas patatucas, en una noche de pocas existencias, un buen hambre, para la que nunca el pan es duro y mucha imaginación. Buscando aquí y allá, en nuestras neveras, casi siempre encontramos algo con lo que socorrernos en un momento de apuro.

Ingredientes para 4 personas:

4 patatas hermosas.

1/2 cebolla dulce.

1 punta de jamón ( en su defecto un 1 hueso que no esté excesivamente curado).

1/2 litro de leche. 

Unas lascas de jamón, queso o unos picos saladitos.

Aceite, sal, pimienta en grano recién molida y nuez moscada.



Elaboración:

Ponemos la leche a cocer con la punta de jamón, 5 o 6 minutos, confieso que no contabilicé el tiempo, pero por ahí sería, contadlo a partir de que la leche empiece a cocer. Cuidado que no suba y se os salga del cazo, ya sabéis lo que eso supone. Lo reservamos.

Partimos la cebolla en juliana y la ponemos a pochar en un cazo con un poco de aceite ( mantequilla, también vale), lo hacemos a fuego suave para que no se nos queme.

Pelamos y partimos las patatas, en trozos pequeños, pero sobre todo finos, las incorporamos al cazo de la cebolla, dejamos que todo se vaya pochando muy lentamente.

Una vez que se hayan ablandado un poco las patatas y la cebolla las cubrimos con la leche caliente y dejamos que cuezan hasta que estén bien tiernas. Si nos falta leche para cocerlas podemos añadir un poco de caldo o agua (Yo lo hago aunque no me falte). 

En este caso lo mejor es pasarlas por un pasapurés, porque en la batidora se quedan un poco gomosas, id echando el líquido de cocerlas hasta que estén a vuestro gusto. La sal, en este caso,  hay que controlarla bien, las patatas son muy sosas, las puntas de jamón suelen ser saladas, No queda otra que buscar el equilibrio.

Una vez en las tazas, un poco de nuez moscada y un poco de pimienta, con una gotas de aceite de la mejor calidad, y a disfrutar.

Ya tenemos nuestra exquisita crema, sólo quedan los adornos, cada cual con lo que le guste, o con nada, sin adornos también se pueden comer.

Sugerencias útiles:

Os recomiendo mucha paciencia con la cocción de las patatas, todos sabemos que no es lo mismo cocer en agua que hacerlo, como en este caso, en leche. Al ser ésta más densa la cocción es más lenta, por ese motivo recomiendo partirlas pequeñas, pero sobre todo finas.

Movedlas con frecuencia, para que no se peguen.

Unas crudités, tambien son un perfecto acompañamiento para esta crema.






Introduce un texto aquí...